Desintoxicación digital

¿No os pasa a vosotras que desde que existe el mundo digital, nuestro tiempo offline ha pasado a ser inexistente?

Antes, como diría mi abuela en su día, a mi me parecía hasta mal cuando me enganchaba a un libro tanto como para estar deseando tener un minuto libre para desaparecer entre sus páginas… Dónde habrán quedado esos tiempos, aquello era lo más out que yo me podía permitir estar. Ahora, cada minuto de mi vida es literalmente “oro”, cuando no estoy con las manos en la masa haciendo algún trabajo de belleza, estoy metida en la rutina de las redes sociales, el blog, los contenidos que tenemos que actualizar a diario… ¿qué ha sido del tiempo? Me parece increíble que las semanas pasen a tanta velocidad, casi sin darnos cuenta unimos un día al siguiente y un mes al siguiente, como si nada.

Es un ritmo de vida para el que no estamos diseñados, muy posiblemente nuestros hijos, que han nacido en este mundo, no puedan entender cómo nosotros hemos sobrevivido antes de la existencia de los teléfonos móviles, pero para mi generación, esto es un cambio bastante radical en la forma en la que vivimos nuestra vida cotidiana.

detox-digital

Yo no sé vosotras pero para mi, es imprescindible tomarme unos días al año de desintoxicación digital. En verano, tratamos de desconectar del todo, aislándonos en lugares donde la cobertura no existe, pero claro, ahora es sencillo porque nuestras hijas son pequeñas y manejables, pero cuando sean un poquito más mayores, como que no lo van a entender, ¿no? ¿qué necesidad van a tener ellas de desconectar?

En fin, que mientras pueda, yo aprovecho para hacerlo, porque aunque suene romántico, para mi cerebro es fundamental desconectar, no encender el móvil en todo el día y que todas mis horas sean físicas, en el mundo real, en el aquí y el ahora, para aprovecharlas con los cinco sentidos puestos en una misma cosa.

Como la vida real ahora es así y aún quedan unos meses para las vacaciones, no nos queda más remedio que adaptarnos y tratar de aprovechar nuestro tiempo lo mejor posible. Para eso, esta semana os quiero dar algunos tips para poder cuidaros mientras hacemos otras cosas. Parte del tiempo que dedicamos a ver la tele, leer, cocinar, escuchar música, navegar por internet o por las redes sociales, es tiempo que podemos compartir con una sesión beauty. Os contaré algunas de las que yo hago en casa aprovechando al máximo esos momentos caseros… ¿quién se apunta? 

¡Feliz comienzo de semana a todas y gracias por vuestros cariñosos comentarios!

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *