Regálate un baño

Un baño es un momento para ti , un ritual de desconexión de los más antiguos que existen, lo único que tienes que hacer es preparar el agua (aceite de Ámbar, Gengibre y Lirio de Kama Ayurveda) y desconectar de todo, menos de ti misma. Conecta contigo, sientete, observa cómo estás, prepara una sesión beauty en tu propia casa y sal de ella dejando en el agua todo lo que no deseas.

Comienza con un masaje en seco, mientras se llena la bañera, con un buen exfoliante de cuerpo (hoy te recomiendo el de Castañas de Brasil de Granado), conseguirás eliminar toxinas, nutrir e hidratar la piel y trabajar la flacidez y la musculatura. Cuando termines, simplemente entra en el baño ya preparado y sumérgete para que la piel abandone en el agua todo el resíduo. Para mi es el momento ideal para lavar mi pelo despacio, con ese champú que tanto me gusta cómo huele (no se me ocurre uno mejor que el champú de lavanda provenzal de Phebo), al terminar, llega el momento de dejarme puesta una buena mascarilla (yo elijo la mascarilla hidratante y ultraligera de Moroccanoil), que con la humedad que se genera en el baño me aseguro que penetre perfectamente en la fibra capilar, también es el momento ideal para ponernos una mascarilla de rostro purificante, me encanta ésta la Oceanik de Ami Iyök porque al utilizarla siento la misma sensación que la de un relajante baño en el mar.  

Termina aclarándote el pelo y retira la masacarilla de la cara con ayuda de una gamuza o una esponja facial mojada, por último, te aclaras con la ducha si puede ser con un buen chorro de agua fría y saldrás de ese baño sintiéndote nueva y especial.

¿Te regalas un baño?

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *